martes, 7 de agosto de 2012

LITERATURA ROMANA...


LA LITERATURA ROMANA 
Surgen en Roma los escritos en prosa, muy acordes con el carácter romano, con un fin eminentemente práctico, por la necesidad de establecer y regular las relaciones con los dioses y con los hombres. Para la relación con los dioses surgen las plegarias, llenas de pragmatismo, en las que se pide protección sobre las cosechas, sobre la familia, etc. Las relaciones con los hombres se regulan y establecen mediante los documentos, tratados y leyes.
La literatura romana en latín abraza dos partes muy marcadas que son la literatura indígena y la imitada.
  • La literatura romana indígena ha dejado muy pocos vestigios y sólo nos ofrece fragmentos, que proceden del origen de Roma y ensayos de arcaísmos que proceden fundamentalmente de tiempos de la República, de los emperadores y principalmente de los Antonio.
  • La literatura romana imitada ha producido composiciones en que la inspiración individual se junta a la imitación más feliz, obras numerosas y elegidas que nos han llegado enteras. A veces se ha solido confundir las obras de origen italiano, producciones más toscas del genio agrícola o religioso de los primitivos romanos (que ofrecen un carácter más original), con las copias latinas de las obras maestras de Grecia, que ofrecen un encanto, una elegancia y una suavidad correspondientes a una civilización culta y refinada.
  • Monarquia romana:
    LA SOCIEDAD:  se integraba con una clase alta o nobleza, que estaba constituida por los patricios, que detentaban todos los privilegios; y una clase baja, la plebe, compuesta por los extranjeros y vecinos, que carecían de derechos y no tenían ninguna participación en el gobierno. Los plebeyos podían incorporarse a una familia de patricios, en calidad de protegidos o clientes, con lo cual lograban mayor seguridad. Patricios y clientes reunidos, formaban lo que se llamaba la gens.
    Además se encontraban los esclavos, que eran los prisioneros de guerra y los plebeyos deudores, a los cuales no se los consideraba como personas sino como cosas. Los que lograban su liberación mediante un pago, se convertían en clientes.
    Dentro de la organización social, la familia ocupaba un lugar sobresaliente y constituía la institución más sólida del estado. Estaba integrada por todos los que rendían culto al mismo antepasado, es decir, no sólo, el padre, la madre y los hijos, sino también los clientes y los esclavos.
    De acuerdo con el principio de la patria potestad, el padre ejercía la máxima autoridad sobre la familia, no obstante lo cual, la mujer gozaba de consideración y respeto, aunque no participaba de la vida política.
    El matrimonio tenía carácter religioso y era indisoluble, lo que aseguraba la solidez de la sociedad romana. Con la corrupción de las costumbres durante la republica se introdujo el divorcio, que contribuyó a la decadencia y la disolución de la sociedad. 

    Nacimiento de Roma

    El origen de la ciudad de Roma puede situarse especialmente cerca del monte Palatino, junto al rio,Tiber en un punto en el cual existía un vado natural que permitía su cruce, siendo además navegable desde el mar (ubicado a 25 Km río abajo) únicamente hasta esa posición. En ese punto el río discurría entre varias colinas excavadas por su cauce, aisladas entre sí por valles que el Tíber inundaba en sus crecidas, lo que convertía la zona en pantanosa, y por lo que la población de agricultores y ganaderos fue en su origen muy reducida.
    Este punto estratégico presentaba una ubicación fácil de defender respecto a la amplia llanura fértil que rodeaba el lugar, protegido como estaba por el Palatino y las otras colinas que lo rodeaban, siendo además un cruce destacado en las rutas comerciales del Lacio central, y entre Etruria y Campania. Todos estos factores fueron los que a la larga contribuyeron al éxito y a la fortaleza de la ciudad.
    El origen étnico de la ciudad hay que remontarlo a la fusión de las tribus italina de la aldea del Germal(Roma quadrata) con los sabinos del Viminal y el Quirinal, creando así la Ligas  de  septimontium o Septimoncial (Liga de los siete montes), una confederación religiosa pre-urbana de clara influencia etrusca, el poder hegemónico de Italia en esta época. El nombre de la ciudad podría remontarse hasta la gens etrusca Ruma, si bien existen otras teórias al respecto.

    Rómulo (753-716 a. C.)


    Rómulo y Remo bajo la Loba Capitolina.
    Rómulo no sólo fue el primer rey romano, sino también su fundador, junto a su gemelo Remo. En el año 753 a. C., ambos comenzaron a construir la ciudad junto al Monte Palatino, cuando, según la LEYENDA, Rómulo mató a Remo por haber atravesado sacrílegamente el pomerium Tras la fundación de la urbe, Rómulo invitó a criminales, esclavos huidos y exiliados para darles asilo en la nueva ciudad, llegando así a poblar cinco de las siete colinas de Roma. Para conseguir esposas a sus ciudadanos, Rómulo invitó a los sabinos a un festival, donde raptó a las mujeres sabinas y las llevó a Roma. Luego de la consiguiente guerra con los sabinos, Rómulo unió a los sabinos y a los romanos bajo el gobierno de una diarquía junto con el líder sabino Tito Tacio.
    Rómulo dividió a la población de Roma entre hombres fuertes y aquellos no aptos para combatir. Los combatientes constituyeron las primeras legiones romanas, mientras que el resto se convirtieron en los plebeyos de Roma, y de todos ellos, Rómulo seleccionó a 100 de los hombres de más alto linaje como senadores. Estos hombres fueron llamados Padres, y sus descendientes serían los patricios, la nobleza romana. Tras la unión entre romanos y sabinos, Rómulo agregó otros 100 hombres al Senado.
    También, bajo el reinado de Rómulo, se estableció la institución de los augures como parte de la religión romana, así como la Comitia Curiata. Rómulo dividió a la gente de Roma en tres tribus: romanos (ramnes), sabinos (titios) y el resto (luceres). Cada tribu elegía a diez coviriae (curias, comunidad de varones), aportando además 100 caballeros y 10 centurias de infantes cada una, conformando así la primera legión de 300 jinetes y 3000 infantes. Ocasionalmente podía convocarse una segunda legión en caso de urgencia.
    Después de 36 años de reinado, Rómulo había librado numerosas guerras, extendiendo la influencia de Roma por todo el Lacio y otras áreas circundantes. Pronto sería recordado como el primer gran conquistador, así como uno de los hombres más devotos, de la historia de Roma. Tras su muerte a los 54 años de edad, fue divinizado como el dios de la guerra Quirino, honrado no sólo como uno de los tres dioses principales de Roma, sino también como la propia ciudad de Roma divinizada.

     La República Romana fue un periodo de la la civilización romana antigua caracterizado por una regimen de gobierno republicano . Se inició con el derrocamiento de la Monarquia Romana, 509 a. C., y duró más de 450 años, hasta los conflictos por el poder, a través de una serie de guerras civiles, hasta desembocar en un forma de gobierno imperial.
    La República Romana se rige por un constitución compleja, que se centró en los principios de una separación de poderes, controles gubernamentales , equilibrios de poder. La evolución de la Republica Romana fue fuertemente influenciada por la lucha entre la aristocracia, patricios, Y los romanos con riquezas, pero que no eran de familias nobles, que eran apoyados por los plebeyos por pertenecer a esta clase social.

    La palabra Republica viene de las voces latina Res : Cosa ; Pública : Pueblo. corresponde así, del año 509 al 29 a.c., periodo en el cual Roma alcanza su mayor esplendor y poderio con el afianzamiento de sus instituciones de gobierno y de justicia, asi como de la administracin del bien público y del anhelo de superacion de las cuestiones sociales . En esta Época el ejercito romano impone su autoridad y dominio en una extensa zona del mundo conocido, que incluye tierras de Europa meridional, Asia Menor y Africa septentrional. En este proceso de expansion impone el sello de su cultura, pero al mismo tiempo asimila el complejo cultural de los pueblos conquistados y Roma se convierte,de este modo, en la heredera y depositaría de la cultura de la antiguedad. Sin embargo, si estos son los signos distintivos de este gran momento de su historia, tambien debemos anotar que la ambicion por el poder y la riqueza se hizo presente en numerosos caudillos, que solo habrían de culminar ya con el establecimiento de un regimen imperial.


     IMPERIO ROMANO:  Se llama Imperio a la ultima etapa de la historia romana, en la que roma fue gobernada por emperadores. Estos implantaron un gobierno absoluto, concentrando en su persona todos los poderes: politicos, militares, religioso y administrativos. Esta etapa se inicio en el año 29 a.c. con el gobierno de Augusto (Octavio) y concluyo con el gobierno del ultimo emperador romano Romulo Augustulo en el año 476 d.c. debido a las invasiones barbaras del siglo V.

    El territorio del Imperio Romano Abarcaba tres continentes: Sur y Oeste de Europa, el Oeste de Asia y el Norte de Africa. Dentro de sus limites quedaron: Britania, Galia, España, Suiza, los paises situados al sur del Rio Danubio, Italia, Grecia, Turquia, Asia Menor y el Norte de Africa.


    Historia del Imperio Romano

    Según la tradición romana, la ciudad de Roma fue fundada en el año 753 a.C. por los gemelos Rómulo y Remo a las orillas del Tíber, esta pequeña ciudad floreció y se desarrolló hasta llegar a ser considerada durante la época previa a la República, superior a sus vecinos, haciéndose cada vez más fuerte a medida que se apoderaba de mas territorios. Ya en la República, alrededor del año 270 a.C. Roma dominaba toda la península Itálica y seguía su expansión. Este imperio que a partir del s. I a.C. sería gobernado por emperadores, creció y absorbió ciudades y territorios que hoy en día comprenden mas de 40 países con 5.000 Km., de un extremo a otro.

    ¿Como un pequeño pueblo agrícola situado a las orillas del Tíber pudo crear el imperio más poderoso de Occidente? y ¿Una vez creado por que se vino abajo? Esas preguntas no podemos contestarlas sin antes observar detenidamente el carácter de esta sociedad, que contenía un gran afán por la guerra y la dominación de otros pueblos que contrastaba en gran medida con un gran amor por la vida rural. De lo que no cabe duda es que la conquista del imperio se llevó en su mayor parte a la fuerza y en ocasiones con la más extrema brutalidad.

    La creación de una entidad política resistente, la concesión de la ciudadanía que igualaba a todos los ciudadanos sin importar si eran griegos, hispanos o romanos, llegando a tener el cargo de emperador lo mismo un hispano que un africano, y la gran tarea de asimilación de los pueblos conquistados por Roma explican la durabilidad de este imperio, superando a lo largo de su historia revueltas y guerras civiles que hubieran llevado al declive a otros imperios.

    La caída del Imperio Romano ya es un tema más complicado, ya que se debe a múltiples factores que agrupados propiciaron la decadencia y la caída definitiva del Imperio Occidental.

    De lo que no cabe duda es de que Roma y su imperio han dejado una gran huella en nuestra sociedad actual, en temas que abarcan desde la arquitectura y la construcción hasta la literatura, el derecho e incluso en pequeños detalles de la vida cotidiana. 

    LA SOCIEDAD ROMANA
       La población romana está constituida por dos grandes bloques humanos: hombres libres y esclavos. Los hombres libres pueden ser ciudadanos (cives) o extranjeros (peregrini). A estos últimos se les permite residir en Roma, pero carecen de derechos políticos. Los ciudadanos poseen la civitas o ciudadanía, cuyos elementos son:
    Derechos políticos
    Ius suffragii: derecho de sufragio activo, es decir, derecho a emitir su voto en cuestiones relativas al Estado.
    Ius honorum: derecho a ser elegido para ocupar cargos públicos.
    Ius provocationis ad populum: derecho de apelar, ante la asamblea del pueblo, contra la sentencia de azotes o muerte dictada por un magistrado.

    Derechos civiles
    Ius connubii: derecho a contraer matrimonio válido según las leyes romanas.
    Ius commercii: derecho a la propiedad y al comercio.
    Ius (legis) actionis: posibilidad de hacer valer sus derechos frente a la ley.
    Estos derechos pueden adquirirse por nacimiento, por manumisión, por ley o por concesión especial del Estado; asimismo, pueden perderse total o parcialmente. 
                Los ciudadanos se dividían, en un principio, en patricios y plebeyos. Los patricios eran los descendientes de los primitivos romanos, y constituyen la aristocracia de la sangre. Los plebeyos forman la mayoría de la población en Roma, y proceden sobre todo de los pueblos sometidos y de la inmigración; esta masa está separada de los patricios por carecer del ius connubii, pero va conquistando poco a poco, tras largas y tenaces luchas, la igualdad de derechos cívicos, sobre todo debido a la necesidad de su cooperación en el terreno militar.
     Origen de la literatura romana
    Aunque los comienzos de la civilización romana pueden remontarse al siglo VIII a.C, y las primeras manifestaciones escritas en lengua latina que se han conservado, fundamen­talmente inscripciones, a finales del siglo VI, como el lapis nigrum del foro romano en escritura bustrofédica (i. e. con líneas escritas alternativamente de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, imitando el arado de los bueyes), la aparición de la literatura latina propiamente dicha no puede establecerse hasta bien entrado el siglo III a.C
    A menudo se ha achacado a esta primitiva civilización latina una absoluta carencia de originalidad y de creatividad para tratar de explicar el tardío surgimiento del cultivo de la literatura. De acuerdo con este tipo de interpretaciones, la literatura latina sería un producto enteramente derivado de los géneros literarios griegos, a cuya imitación servil se habrían debido las primeras obras literarias romanas a partir de las guerras púnicas.
    Sin embargo, atendiendo a otro tipo de factores de índole política y económica que condicionaron el desarrollo de su civilización, se percibe que Roma fue desde su fundación un peque?o estado campesino, con una economía poco desarrollada, y en guerra perma­nente con los estados vecinos. Estas circunstancias no eran, evidentemente, las más apro­piadas para la aparición de una brillante literatura autóctona.
    El gran impulso para el nacimiento de la literatura latina vino dado por el proceso de expansión romano a lo largo y ancho de la península itálica, y por su contacto con las otras potencias mediterráneas a comienzos del siglo III a.C Su progresiva asimilación de los pueblos del sur de Italia (la Magna Grecia) constituyó el estímulo necesario, y el desarrollo económico posterior favoreció la creación de una prestigiosa producción literaria adecuada a los intereses del nuevo Estado romano.


    Que este contacto con la civilización helénica del sur de Italia y la adopción de la mayor parte de los géneros literarios griegos fueran los factores que favorecieron el desarrollo de la literatura latina, no implica en absoluto que esta carezca de originalidad o que se limitara a reproducir los modelos griegos. Una afirmación semejante equivaldría a negar origi­nalidad a las literaturas francesa, alemana o espa?ola simple­mente por el hecho de haber heredado o imitado durante buena parte de su historia los modelos que les fueron legados por la literatura grecolatina. 


     CARACTERISTICAS DE LA LITERATURA ROMANA  La literatura romana en latín abraza dos partes muy marcadas que son la literatura indígena y la imitada.


    La literatura romana indígena ha dejado muy pocos vestigios y sólo nos ofrece fragmentos, que proceden del origen de Roma y ensayos de arcaísmos que proceden fundamentalmente de tiempos de la República, de los emperadores y principalmente de los Antoninos.


    La literatura romana imitada ha producido composiciones en que la inspiración individual se junta a la imitación más feliz, obras numerosas y elegidas que nos han llegado enteras. A veces se ha solido confundir las obras de origen italiano, producciones más toscas del genio agrícola o religioso de los primitivos romanos (que ofrecen un carácter más original), con las copias latinas de las obras maestras de Grecia, que ofrecen un encanto, una elegancia y una suavidad correspondientes a una civilización culta y refinada.


    Se divide comúnmente la literatura romana en cinco épocas principales que son las siguientes.


    Literatura Romana


    1.1 Desde el origen de Roma hasta Livio Andrónico


    1.2 Desde Livio Andrónico hasta la muerte de Sila


    1.3 Desde la muerte de Sila hasta la de Augusto


    1.4 Desde la muerte de Augusto hasta el reinado de Adriano


    1.5 Desde Adriano hasta Rómulo Augustulo


    1.6 Constituciones imperiales latinas de la Antigua Roma


    2 Literatura Romana en Griego






    La Oratoria Romana

    El bagaje de discursos de que disponemos como testimonio directo de la elocuencia romana es muy escaso. Afortunadamente contamos con el caso excepcional de Cicerón. Cicerón es la oratoria romana. Sin él no sólo nos faltaría el material de sus discursos, sino también la doctrina básica, los fundamentos teóricos de la elocuencia y la mayor parte de las noticias sobre los oradores que le precedieron.

    external image hipathiai.jpg

    En el siglo II a. de C. se acrecientan los contactos romanos con Grecia, que se convertirá en provincia romana en el 146 a. de C. En la primera mitad del siglo II a. de C. se produce una avalancha de intelectuales griegos sobre Roma. Gracias a la influencia de estos intelectuales se consolidó la oratoria romana.

    external image quintiliano_jpg.jpg


    Entre los siglos III y II a. de C. vivieron los primeros oradores de los que nos queda algún testimonio de discursos realmente pronunciados. Se trata de discursos pertenecientes al género de las laudationes funebres, discursos que solían pronunciar en los funerales las personas más allegadas al difunto. Cicerón dice de ellos que falseaban la historia, acumulando sobre el difunto honores inexistentes o inmerecidos. Entre estos oradores destacan Quinto Fabio Máximo, Quinto Cecilio Metelo y Lucio Emilio Paulo.
     


     En el siglo II a. de C. se acrecientan los contactos romanos con Grecia, que se convertirá en provincia romana en el 146 a. de C. En la primera mitad del siglo II a. de C. se produce una avalancha de intelectuales griegos sobre Roma. Gracias a la influencia de estos intelectuales se consolidó la oratoria romana.


    external image 013_julio-cesar_005.jpg
     LA PROSA LATINA

    prosa-latina.jpgAl margen de los grandes géneros literarios -como la poesía lírica, la poesía épica y el teatro-, en Roma se cultivó mucho y bien la literatura escrita en prosa. Básicamente, dos fueron los géneros que recurrieron a ella: la historia y la oratoria.
    La prosa histórica fue casi siempre apologética, con una clara intención política. Los autores que escribieron obras históricas lo hicieron con intenciones instrumentales, para tratar de justificar o bien la supremacía de Roma sobre algún pueblo conquistado, o bien para postularse a sí mismos de cara a un importante cargo político, o bien para dar su apoyo a una determinada política interna. Para ello seleccionaron los hechos que más les convenían, y escribieron no de una forma objetiva, metódica y científica -al estilo que había iniciado el griego Tucídides- sino manifestando abiertamente y de manera directa sus opiniones sobre el asunto tratado, o bien mediante discursos atribuidos a los principales protagonistas.
    Julio César fue el primero de los grandes historiadores romanos. Dada la importancia política del personaje, podemos presuponer que sus escritores no buscaron precisamente la objetividad, sino presentar una versión de los hechos en la que él fuera visto como héroe y salvador de Roma. Es lo que hizo en su primera obra, La guerra de las galias, en la que exalta su papel en la conquista de la Galia. En su segunda obra, La guerra civil, justifica su actuación en la guerra que libró contra Pompeyo.
    Salustio, en cambio, fue un historiador mucho más objetivo en el sentido moderno. Seguidor de Tucídides, escribió con un estilo muy enérgico y personal, mucho menos ordenado y sereno que el griego. Aunque trató de ser imparcial en la narración de las guerras y los grandes acontecimientos del pasado, no lo consiguió cuando trató la política contemporánea, en la que no pudo ocultar sus posiciones.
    Tito Livio se dedicó a componer una historia completa de Roma, que le ocupó 142 libros. Es la obra canónica especialmente sobre la fundación y los primeros siglos de la ciudad, si bien está escrita desde una posición fuertemente patriótica.
    Por último, Tácito escribió sobre la historia más reciente, y lo hace desde una sensibilidad científica muy cercana a la historiografía actual. Se basa en documentación escrita, escribe con rigor y mantiene una firme distancia crítica que le ayuda a no verter sus opiniones sobre los hechos narrados.Por otra parte, y al igual que en Grecia, la oratoria fue otro género abundantemente cultivado en Roma, dada la importancia de la política y, sobre todo, del derecho, que requería elocuentes abogados. El maestro aquí fue Cicerón, el orador más brillante de la lengua latina.

    EL TEATRO ROMANO

    El teatro era el único género literario que en la época de la helenización de la cultura latina se había enriquecido ya en Roma con una rica tradición popular. Efectivamente, el carácter itálico se distinguía por una tendencia a la chanza, a lo grotesco y a lo mordaz (el italum acetum a que se refirió Horacio) que desde antiguo se plasmaba en representaciones improvisadas de gran raigambre popular. Entre estas manifestaciones preliterarias relacionadas con la escena destacan las "farsas atelanas" y el "mimo".
    Las farsas atelanas surgen entre los oscos y son pequeñas representaciones bufas basadas en la vida cotidiana y en la que aparecen tipos fijos representados por actores no profesionales cubiertos por máscaras: el viejo estúpido (Puppus), el jorobado (Dosenus), el glotón (Buccus), y el joven atolondrado (Maccus). Cuando por influencia de la helenización de la escena romana comienzan a representarse tragedias, las atelanas pasan de ser un género dramático menor a representarse a continuación de las mismas como exodium.
    El mimo era representaciones en que las tanto hombres como mujeres sin máscaras daban vida a escenas de la vida diaria partiendo de un texto en prosa. En la evolución del teatro romano va adquiriendo cada vez mayor popularidad, desplazando a las atelanas en el exodium de las tragedias.
    El origen del teatro y de las representaciones dramáticas regladas debe vincularse a la helenización general de la cultura romana tras la primera guerra púnica; la presencia de tropas romanas en el sur de Italia y en Sicilia no es ajena a este helenización. El teatro es el más claro ejemplo, aunque no el único, de esta habilidad de la civilización romana para apropiarse de manifestaciones artísticas de otros pueblos impregnándolas de su propio espíritu. Según la tradición las primeras representaciones dramáticas se deben a Livio Andrónico (c.284/204 a. de C.), a quien se le encargó, al parecer en el 240, la puesta en escena de un tragedia y una comedia traducidas del griego para celebrar los "ludi Romani" con motivo del fin de la primera guerra Púnica.
     LAS INVASIONES
    Durante decadencia del Imperio Romano, fueron muchos los pueblos bárbaros (extranjeros) que, aprovechando las disidencias internas, se aproximaron a sus fronteras y se establecieron en ellas, presionando en forma permanente para entrar. Si bien las legiones romanas contuvieron todos los intentos realizados, los bárbaros lograron penetrar lentamente entre los siglos I y IV, y establecerse en el interior, hasta que, finalmente, empujados por otros pueblos, lo hicieron en forma violenta.


    Estos pueblos fueron:
    Los germanos, de raza blanca, establecidos desde el río Rin hasta el Oder, entre los cuales se encontraban los trancos, anglos, alamanes, suevos, borgoñones, daneses, sajones, lombardos, hérulos, vándalos y visigodos, estos últimos divididos en ostrogodos, o godos del Este; y visigodos, o godos del Oeste.
    Los eslavos, también de raza blanca, que se ubicaron en el valle inferior del Danubio, en Bohemia y a orillas del rio Vístula, integrados por los venetos, polacos, eslavones, servios, moravos, bosníacos y croatas
    Y, por ultimo, los tártaros o mogoles, en su mayoría de raza amarilla, entre los cuales sobresalían los hunos (hiung-un), y quienes derivaron de la mezcla de razas, como loS fineses, lapones, avaros, búlgaros y húngaros o magiares.
    Los primeros que penetraron fueron los mogoles, que ya eran dueños del Asia y se convirtieron en el azote de los europeos. De costumbres primitivas, eran hábiles jinetes y temibles combatientes, sin escrúpulos de ninguna naturaleza. Vivían prácticamente a caballo y se alimentaban casi exclusivamente de carne.
    Luego lo hicieron los eslavos, en tanto que los germanos renovaron con su aporte las poblaciones de Occidente y contribuyeron a su defensa contra el ataque de los primeros. La gran diferencia entre unos y otros consistió en que los mogoles no buscaban tierras para establecerse, sino pastos para su ganado y ciudades para saquear. 
    VIRGILIO

    Nació en Andes, pueblo cercano a Mantua, el año 70 a. de Jesucristo y murió en Brindis el año 19 del mismo siglo. Poeta épico y bucólico, se le considera el príncipe de los poetas latinos. Entre las varias obras que se conservan de Publio Virgilio Marón destacan las Eglogas o Bucólicas y, sobretodo, la Eneida, poema heroico síntesis de la Iliada y la Odisea de Homero, escrito con el genio original del gran poeta latino.
     En Virgilio (70-19 a.C.) se sintetiza todo el esfuerzo de los poetas romanos durante dos siglos por romanizar la literatura griega. Su obra cumbre, la Eneida, es el poema épico nacional de Roma y, al mismo tiempo, la más griega de las obras literarias latinas. La Eneida fue compuesta por encargo del emperador Augusto, con la intención de, a través del modelo homérico, dotar a los orígenes de Roma de un pasado mítico, glorificar al emperador como descendiente directo del héroe Eneas, e infundir sentimientos patrióticos y religiosos a los ciudadanos romanos.
    Virgilio concibió el plan de la obra basándose en los poemas homéricos. La Eneida está dividida en dos partes de seis cantos cada una; la primera parte, basada en la Odisea, narra cómo Eneas escapa, junto a su familia y algunos guerreros, de la destrucción de Troya, y relata su travesía hasta la costa del Lacio. La segunda parte, inspirada en la Ilíada, describe los combates de Eneas y su hueste contra algunos pueblos itálicos antes de asentarse, utilizando todos los elementos propios de la épica guerrera: las batallas, el catálogo de guerreros, los dioses que intervienen en ambos bandos, el combate singular y la victoria final del héroe.
    La Eneida, además de presentar a los romanos como descendientes del héroe mítico Eneas, sirve para explicar acontecimientos de la historia de Roma, como las guerras con los griegos asentados en colonias al sur de Italia (ya que los romanos, como descendientes de los troyanos, querrían vengarse de los griegos); o la enemistad entre Roma y Cartago, originada en el despecho que Eneas hace a Dido, primera reina cartaginesa.
    Todo el poema tiene una gran elaboración formal, con una técnica muy refinada, una estructuración del poema muy medida, y unos recursos expresivos y estilísticos de gran talento poético.
    La importancia de Virgilio fue muy grande ya desde tiempos de Roma, donde era considerado el poeta nacional. Y su influencia posterior también fue enorme, tanto en la Edad Media (especialmente notable en la obra de Dante y Petrarca), como en el Renacimiento.

    El poeta Virgilio
    LA ENEIDA

    Es la gran "epopeya nacional romana". Consta de doce libros y está inspirada en las dos grandes epopeyas homéricas:los seis primeros libros se inspiran en La Odisea, con el relato de los viajes de Eneas desde Troya a Italia, los seis últimos imitan a la Iliada, con las guerras que Eneas lleva a cabo hasta hacerse con el reino del Lacio.
    La narración de los cuatro primeros libros no es cronológica, comienza a serlo a partir del libro V, cuando Eneas llega a Italia y las guerras que allí emprende hasta dar muerte a su principal enemigo, el cudillo Turno.
    Virgilio pretende con su Eneida la "glorificación de Roma". Eneas, el héroe legendario del que desciende Rómulo , fundador de la ciudad, es hijo de un mortal, Anquises, y de la diosa Venus, luego los romanos descienden de un linaje de dioses.
    Virgilio quiere asumir en su poema todo el pasado de Roma, con sus instituciones y sus hombres más ilustres, y a la vez presenta incluso a sus coetáneos, glorificando a Augusto y a su familia, la familia Julia, a la que hace descender de Julo, el hijo de Eneas.
    El poema de Virgilio tiene como precedentes el de Nevio y , sobre todo, Los Anales de Ennio. Pero La Eneida, frente a estas epopeyas primitivas , se convirtió en la obra popular y nacional,"por la combinación armoniosa de los elementos de la ficción y los de la realidad".
    La Eneida es la obra cumbre de la poesía romana. Revela en el autor un profundo conocimiento de todo el pasado histórico y literario griego y romano.

    AUTORES

    AUTORES ROMANOS

    -CICERÓN
    Obras: De oratote, De inventione, Brutus, Orador, Partitionis oratoriae, De optimo genere oratorum, Paradoxa Stoicorum ad M. Brutum, Ad C. Trebatium topica
    Discursos: Catilinariae, In Pisonem, Pro Milone, Philippicae (In M. Antonium Philipppicarum), Verrinas, Pro Murena, Pro Sulla, Pro L. Valerio Flacco, Pro Sestio In P. Vatinium, Pro M. Caelio, Pro Ligario, Pro Roscio Amerino, Pro lege Manilia Pro Cornelio Balbo, Pro Cn. Plancio, Pro Aemilio Scauro, Pro Rabirio Postumo Pro T. Annio Milone, De Marcello, Pro Ligario, Pro rege Deiotaro, Pro A Caecina Pro Rabirio perduellionis reo, De provinciis consularibus, De lege agraria De domo sua ad pontifices, De haruspicum responsis.
    Filosofía: De re publica, De legibus, Hortensias, De fato, Cato maior (De senectute), Laelius (De amicita), Academica, Timaeus, De finibus bonorum et malorum, Tusculanae disputationes, De natura deorum, De divinatione De officiis.

    -JULIO CÉSAR



    Obras: La guerra de las galias, La guerra civil
    Textos en Latín: De bello gallico






    -JUVENAL

    Obras: Sátiras
    Textos en Latín: Sátira vii, Inspiración para la sátira (Sát. I, 69-89), El rodaballo (Sát. IV, 37-56), No hay quien viva en Roma (Sátira III)











    SENECA Obras:
    Conservadas: De providentia, De constantia sapientes, De ira, Consolatio ad Marciam, De vita beata, De tranquilitate animi, De brevitate vital, Consolatio ad Polybium, Consolatio ad Heluiam, Naturales quaestiones, De beneficiis, De clementia, Epistulae morales ad Lucilium
    No conservadas: Moralis philosophiae libri, De oficiis, De remediis fortuitorum ad Gallionem, De pauperate, De superstitione, De matrimonio,De inmatura morte Exhortaciones, De motu terrarum,De lapidum natura,De piscium natura, De forma mundi, De situ Indiae, De situ et sacris Aegyptiorum, De vita patris
    Tragedias: Edipo, Hercules Otaeus, Tiestes, Atreo, Fedra, Medea, Troades





    -VIRGILIO



    Obras:Bucólicas, Geórgicas, Eneida
    Textos Latinos:Eneida













    -NEPOTE
    Obras: De viris ilustribus, Crónica, Exempla, Vidas de Catón y Cicerón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada